Tu Relación de Pareja, cómo se ve afectada por el Verano - Más Vida Psicólogos Málaga
Más Vida Psicólogos. Te ofrecemos asistencia psicológica para adultos, infantil, pareja, adolescentes. +10 años de experiencia. Consultanos sin compromiso.
41315
post-template-default,single,single-post,postid-41315,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
 

Tu Relación de Pareja, cómo se ve afectada por el Verano

ruptura de parejas en vacaciones

Tu Relación de Pareja, cómo se ve afectada por el Verano

Cuando llega el verano y las deseadas vacaciones, junto con el descanso y disfrute del tiempo pueden llegar también conflictos y riñas entre las parejas. Aquí te ofrecemos una serie de consejos para que sepas como afrontarlo y lograr mantener el amor también en estas épocas.

 pareja-vacacionesSin duda el periodo vacacional es un momento ideal para reforzar tu relación de pareja, pero a la vez, también puede ser un momento propicio para que se den conflictos o una ruptura en ella. Cuando termina este periodo vacacional, los estudios muestran como existe un pequeño porcentaje de parejas a los que les ocurre esto, por ejemplo el año anterior en España, el treinta por ciento de las parejas rompieron su relación o sufrieron serios conflictos que la perjudicaron.

Este tipo de incidentes se pueden prever y evitar, sin tener que llegar a poner punto y final a la relación. La psicóloga Mª Jesús Andrés Pérez, nos da algunas pistas para que este año las vacaciones sean beneficiosas y su fin traiga felicidad en las parejas.


Las vacaciones no siempre son sinónimo de felicidad

Las vacaciones posibilitan la ruptura con la rutina, el relax, disfrutar, etc., es decir, todo lo que se pueda asociar a la felicidad y experimentar buenos momentos, sin embargo para muchas parejas, todo esto se puede convertir en desencadenante para que se den conflictos acerca de hechos o comportamientos ya ocurridos anteriormente.

Si ya existían conflictos con anterioridad, en esta época se pueden hacer más marcados, y uno de los factores en los que la mayoría de parejas las cuales han experimentado este hecho, es la convivencia en exceso de estos días, Ya que se da un aumento de convivencia y de pasar tiempo juntos al que muchas parejas no están acostumbradas, y esto deja entrever problemas como un déficit en la comunicación o en la resolución de problemas previos en la dinámica de ambos.

De manera que para algunos vivir veinticuatro horas al día, compartiendo el espacio y el diálogo, es algo que por norma general no suelen hacer, por tanto no saben cómo gestionar. El resto del tiempo en el que no se tienen vacaciones, en los periodos normales, ambos están ocupándose de sus aspectos laborales, responsabilidades y tareas, cada miembro de la pareja se centra en su rol, lo que deja poco tiempo para conflictos, así estos se suelen postergar, y tienden a acumularse.

En la época del verano se hace más fácil ver en tu pareja aspectos negativos que te pueden llevar al desenamoramiento, así como características que pueden producir frustración y por tanto, que pueden hacer cambiar tu percepción acerca de tu pareja.

 

El equilibrio que aporta la rutina

La rutina diaría supone para algunas parejas un equilibrio a muchos niveles, y cuando en vacaciones se rompe, se puede producir cierto trastorno, ya que hay que adaptarse a nuevas situaciones y a cambios que pueden llevar a padecer cierto estrés que puede sobrepasar a algún miembro de la pareja. También es importante mencionar, que el apoyo social, factor considerado de protección en la mayoría de trastornos y enfermedades, se encuentra ausente en estos momentos.

En vacaciones todos tendemos a mostrarnos más amables e intentamos dar lo mejor de nosotros mismos, y estos aspectos suelen atraer, de manera que se pueden llegar a dar flechazos y excitaciones novedosas con personas a las que conocemos en estos periodos  y que al igual que a nosotros nos parecen fascinantes, ellos opinan lo mismo de nosotros, y todo se vuelve atrayente. Surgen dudas acerca de cómo yo estaría con una pareja diferente o por qué no soy así el resto del año. Algo fugaz tiene lugar, y podemos caer en huir tras algo que no es real, sino más bien imaginario y que dista mucho de la vida en la que existen responsabilidades y problemas.

ruptura-pareja-vacaciones

 

Yo creo que en vacaciones se arreglará todo

Otro de los errores en los que suelen caer muchas parejas con problemas es pensar que al llegar las vacaciones todo irá mejor, y así dejarán de discutir y de tener problemas. Las expectativas acerca de este periodo son demasiado irrealistas, porque se idealizan y el choque con la realidad se hace duro y contrario a las imágenes que hemos creado durante los meses previos a estas.

Creer que en la utopía de que en un viaje vamos a ser súper felices, y que cuando termine eso se prolongará, genera frustración y mucha decepción, lo que genera a su vez, una especie de resignación  en el que no se encuentran soluciones a los problemas reales.

 La realidad es que dos semanas sin rutina y responsabilidades puede hacer que muchas cosas mejoren en la pareja, y que todo fluya con más calma, pero el interés ha de ser equitativo en las dos partes, y es necesario tener en cuenta que los problemas subyacentes requieren de mucha más dedicación y trabajo.

 

Así que para evitar conflictos …

Si queremos que las vacaciones se conviertan en algo reforzarte y vaya unido a una gratificación conyugal, podemos intentar lo siguiente:

  •  No tratar de idealizar unas vacaciones perfectas, sino imaginar algo más ajustado a la realidad, algo que nos aporte bienestar y disfrute, sin olvidar que vamos a seguir siendo los mismos y con los mismos problemas.
  • Previamente se debe acordar una planificación en la que se lleguen a puntos en común acerca de actividades y lo que se desea hacer en este periodo, sin sacrificios; se trata de realizar “contratos” en los que ambos busquen satisfacción sin poner en juego las necesidades individuales, es necesario tener habilidades para negociar y ser flexibles, sin olvidar el respeto y las preferencias de cada miembro de la pareja.
  • Si incluimos a los hijos, igualmente que en el consejo anterior, es necesario no olvidar las necesidades de ellos, y teniendo en cuenta su edad y características, los incluiremos en actividades viables para poder realizar todos juntos, haciendo que toda la familia participe y disfrute.
  • Imprescindible es ser flexible, para poder crear un ambiente en el que predomine comprensión y tolerancia. La forma en la que nos comportamos motiva a nuestra pareja a hacerlo de manera similar, así que hay que recordar que si soy amable y generoso mi pareja no solo lo agradecerá sino que también tenderá a actuar de la misma forma.
  • Tampoco es obligatorio  hacerlo todo juntos, por ello es importante buscar actividades a nivel individual, y compartirlo después con tu pareja de manera agradable y con buena comunicación.

 

Es fundamental intentar aumentar todo lo posible la calidad del tiempo que pasamos juntos, más que la cantidad.

  •  A veces se tienen que seguir realizando tareas domésticas en las vacaciones, pero al tener ambos más tiempo libre, se deben repartir las obligaciones de forma equitativa, intentando encontrar un equilibrio.
  •  También se pueden aprovechar estos periodos para fortalecer y trabajar la comunicación, recordando las bases de ésta y las pautas a seguir.
  •  Añadir un toque de humor nunca está de más, ya que se potencian las situaciones en las que se introducen risas, y poder desdramatizar es importante para poder seguir afrontando los problemas.
  •  Si interpretamos los conflictos, los errores y los comportamientos negativos, a veces inevitables, como guía para nuestro aprendizaje, estaremos creando oportunidades de conocimiento acerca de nosotros y de nuestra relación.
  •  Cuando el verano llega a su fin, intentar recordar los buenos momentos sobre los malos es un bien ejercicio que nos hará sentir de una forma más agradable y con mayor bienestar.

 

Con estos consejos, las próximas vacaciones nos pueden aportar unos buenos resultados y nos ayudaran a poder disfrutar también de un invierno en el que se afianzarán los cambios y se mostrará el trabajo realizado en nuestras vacaciones de pareja.

 

Para intentar comunicarte mejor con tu pareja, tienes que tener en cuenta tres aspectos básicos:

  1. Saber que vas a decir
  2. Por qué vas a decirlo
  3. Cómo vas a decirlo

 

Intentando que exista una coherencia entre estos tres aspectos. Tampoco es conveniente hablar del pasado intentando resaltar cosas negativas del otro o de la relación. Ser específica a la hora de realizar peticiones, y evitar ciertos términos etiquetadores como por ejemplo “sólo piensas en ti“, e intentar sustituirlos con palabras que inviten más al diálogo asertivo y constructivo para ambos como por ejemplo “me gustaría que te encargaras un poco más de ciertos aspectos acerca de los niños”.

  • Intentar siempre escuchar, sin interrumpir al otro, y darle opción a que se exprese. Tener cuidado con los juicios de valor, ya que son muy negativos y se suelen percibir como etiquetas negativas.
  • Reconocer que a veces nos equivocamos, y pedir perdón por ello, es muy gratificante para la pareja.
  • Acompaña tu discurso con un lenguaje no verbal para poder potenciar la comprensión de éste.

 

separacion-en-vacaciones

 

Recomendación final:

Si no sois capaces de resolver vuestros conflictos en pareja, no dudéis en buscar ayuda, es otra de las opciones para poder buscar soluciones, a veces salir del mismo círculo y obtener una visión objetiva es muy bueno. Por otra parte, es verdad que no todos los conflictos se pueden solucionar, pero aún así, con un asesoramiento especializado se puede llegar a un punto de mejora y que se acerque a la solución más beneficiosa para ambos.

 

 

3 Comentarios

Publicar un comentario

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento del sitio. Para mejorar su experiencia de navegación, usamos cookies para recordar sus datos de inicio de sesión y brindarle un inicio seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerle contenido personalizado en función de sus intereses. Haga clic en “Aceptar " para aceptar las cookies e ir directamente al sitio o, haga clic “en este enlace" para obtener más información, ver la descripción detallada de los tipos de cookies y decidir si acepta ciertas cookies mientras navega en el sitio. ACEPTAR
Aviso de cookies