¿Es Tóxica mi Relación de Pareja? Reconocerla Y Prevenirla - Más Vida Psicólogos Málaga
Reconocimiento de actitudes de una pareja para determinar si llevan una relación de tipo destructivo
relaciones de pareja destructivas
40863
post-template-default,single,single-post,postid-40863,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

¿Es Tóxica mi Relación de Pareja? Reconocerla Y Prevenirla

En los últimos años las terapias de pareja se han postulado como una de las mayores demandas en consulta. Era hora de que la sociedad se acercarse a conocer como la psicología puede intervenir en la relación de pareja y los beneficios que esto puede tener en el mantenimiento de la misma de forma sana.

Muchas terapias de pareja empiezan trabajando en individual, es decir, una de las partes acude a consulta con la sensación de decepción, tristeza, frustración y malestar con respecto a su relación. Ahí es cuando empezamos a darnos cuenta de que hay que evaluar qué tipo de relación se tiene, hasta que punto es sana y hasta que punto te interesa. 


Pero, ¿qué señales indican que una relación de pareja es tóxica? ¿por qué mantenemos una relación aún sabiendo que es tóxica? ¿cómo podemos prevenir que nuestra relación se convierta en insana?


Derechos que tenemos en una relación de pareja y no deberíamos transgredir…

La mayoría de la gente piensa que el tema de los derechos humanos es algo que concierne a los políticos, la ONU o a los países del tercer mundo, y no se percatan de que su importancia se revela en todos los aspectos de la vida interpersonal. Creemos que el amor, por su magnificencia y glorificación, está por encima de la humanidad, que es algo tan limpio y puro que no puede contaminarse con lo mundano. Nada más falso. En las relaciones afectivas, llámese amistad, pareja o familia en general, los derechos humanos son violados sistemáticamente.

Un breve repaso y extensión de la Declaración Universal de los Derechos Humanos a los vínculos afectivos nos muestra que muchos de estos derechos se violan sistemáticamente en las relaciones de pareja y que simplemente lo aceptamos porque están amparados por el “manto sagrado” del amor. Veamos:

 Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
 Artículo 4: Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre: la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas las formas.
 Artículo 5: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
 Artículo 12: Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en la vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o su reputación.
 Artículo 16: Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derechos, sin restricción alguna por motivo de raza, nacionalidad o religión, a casarse y a fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
 Artículo 18: Todas las personas tienen derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
 Artículo 20 (1): Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.


¿Qué señales indican que mi relación de pareja es tóxica?


  1. Existe una lucha de poder: El pelear por quien toma las decisiones y quien dice cómo hacer las cosas
    hace que el “perdedor” o “sometido” sienta una gran frustración.
  2. Te sientes superior o te hacen sentir menos.identificar relacion toxica
  3. Piensas que tienes que demostrarle a esa persona lo que vales.
  4. Sientes culpa, porque haces o porque dejaste de hacer.
  5. Crees que debes cuidar o salvar a la persona, esto genera un gran peso y carga emocional.
  6. Crees que necesitas al otro. Si sientes que no podrías sobrevivir sin la otra persona, hay algo que está muy mal, pues somos seres libres e independientes que debemos tomar el control de nuestras vidas y no cedérselo a nadie.
  7. Le tienes desconfianza. Para que una relación funcione debe de venir de la mano de la confianza, tanto para la otra persona como para ti mismo. El tener un autoestima saludable es la base para confiar en otros y poder establecer relaciones enriquecedoras y significativas.
  8. Hablan contigo sólo para compartir problemas, sin preocuparse de cómo estás tú.
  9. Existen peleas y agresiones verbales. Éste ya es un síntoma mucho más evidente que los anteriores, pues implica una falta de respeto directa.
  10. Ya se cruzó la raya de las agresiones físicas: esto no se justifica ni una sola vez. Si ya ha habido golpes u otro tipo de daño físico a tu persona o a tus cosas es momento de pedir ayuda urgente para salir de esa relación que te hace daño.

¿Cómo podemos prevenir que nuestra relación se convierta en tóxica?


  • Flexibilizar los dogmas: “Todo depende”: Hay que pasar del amor incondicional, a las condiciones que debe reunir el amor para que sea relajado y placentero. Por tanto, si quieres mantenerte dentro de los límites de una relación madura y saludable, no utilices categorías absolutas. Flexibiliza la mente y reubica tus deseos en la realidad concreta que te toca vivir. Amar de manera racional es incluir las excepciones a la regla en la manera de procesar la información afectiva.
  •  No pierdas el tiempo con quien no quiere dialogar ni negociar: La calidad de vida no es negociable, como tampoco lo son tus principios. Para negociar se necesitan dos que quieran hacerlo. Respeto y ganas. Según la ética discursiva que propone el filósofo alemán Jürgen Habermas, para que exista diálogo, el lenguaje de los involucrados debe ser entendible, sincero y verdadero. Si alguna de las partes no es veraz se está perdiendo el tiempo.
  • No pidas peras al olmo A veces, el amor o la esperanza nos ciegan. Es importante partir de lo que en verdad somos y tenemos. Hay mujeres y hombres que sufren de la manera más angustiosa a la espera de un cambio de su pareja que nunca llega. No pidas peras al olmo, significa no hacerse falsas ilusiones y ser realista. Si tu pareja te ha sido infiel varias veces, ¿por qué deberías esperar fidelidad? ¿Perdonar? Sí, claro, pero eso nada tiene que ver con la reincidencia. Puedo perdonar y dejar de amar, o puedo perdonar y alejarme por pura previsión y salud mental. Si a lo largo de la relación afectiva, la persona que amas ha sido indiferente, introvertida o poco cariñosa, ¿todavía esperas que se levante una mañana cualquiera y te llene de besos y abrazos? No digo que la gente no pueda cambiar, pero debes estar segura o seguro de que tal cambio sea posible y que valga la pena esperarlo.
  • No te esfuerces en explicar lo obvio: Si tu pareja te maltrata o te impide ser tú, sólo hay que actuar, no tienes nada que explicarle o enseñarle. No quiero decir con esto que debamos reducir la comunicación a cero y nunca argumentar. Lo que digo es que hay situaciones en las que las palabras sobran y el solo hecho de querer deliberar nos hace indignos.
  • Comprométete con tu persona e intenta ser coherente: Define exactamente qué quieres hacer de tu vida. Cuáles son tus proyectos, qué tipo de relación quieres, cuáles son tus metas u objetivos esenciales. Hazlos explícitos y comprométete con ellos. Trata de mantener activa la razón vital que te determina y el sentido de vida que elegiste.
  • Practica el individualismo responsable: Puedes amar sin destruir tu “yo”. Practicar el individualismo responsable implica mantener vivo el amor propio en la relación que hayas elegido. Preocuparte por tu pareja, pero también por ti mismo, para que de este modo resaltes tu singularidad en un contexto imprescindible de intercambio. Defender el “yo” significa oponerse a todo intento de sacrificio irracional. Cambiar la abnegación sumisa por una dedicación amable que no te excluya.
  • Eres persona, no cosa: Muchas víctimas del abuso se olvidan de que son personas, que merecen ser escuchadas en serio y ser respetadas. Te cosifican cuando te quitan el derecho a tener derechos, cuando tus pensamientos y sentimientos no son tenidos en cuenta, cuando no te consideran un fin sino un medio, cuando te manipulan, maltratan o explotan. Ser cosa, es ser un objeto, es eliminar la esencia misma de la condición humana. Los objetos son desechables, las personas no; por eso, mereces respeto.
  • Discrimina entre sufrimiento útil y sufrimiento inútil: El sufrimiento útil es el duelo. Un dolor progresista, que te enseña a perder y a no seguir esperando lo imposible. La realidad a veces es dolorosa, pero te ayuda a ubicarte. Romper con alguien a quien amas no es fácil, porque el principio del placer es impositivo y persistente. Pero, si en cambio, estás en una relación afectiva en la que los malos momentos superan con creces los buenos, pregúntate a dónde te conduce ese sufrimiento. El sufrimiento inútil funciona como las arenas movedizas: cuánto más intentas salir, más te hundes. Por eso, si no hay nada más qué hacer, si ya has intentado de manera razonable hallar una mejoría en la relación y nada has logrado, conectate a un sufrimiento útil, asume la pérdida, deja que el duelo arranque.
  •  El buen amor es recíproco: La reciprocidad es la base de un amor justo. Cuando damos amor, esperamos amor, porque las relaciones afectivas de pareja se alimentan del intercambio. ¿Cómo no esperar fidelidad si eres fiel? ¿Cómo no esperar ternura si das ternura? No se trata de avaricia sino de altruismo recíproco: juntos somos más, juntos es más fácil. Si no te sientes gratificada o gratificado, si tus manifestaciones de ternura o sexo se pierden en un amor tipo esponja, que todo lo absorbe y nada o muy poco devuelve, tu sentimiento, a no ser que seas un santo o una santa, se irá convirtiendo en indignación cólera ante la injusticia.
  • Pregúntate si tus deseos y exigencias son racionales: Es un acto de responsabilidad para con el prójimo. No puede haber un intercambio afectivo feliz, si no hay autocrítica. Se trata de autoridad moral, de estar seguro de que tus preferencias, deseos, sueños, anhelos y pedidos sean razonables y que no violen los derechos de tu pareja. Si exiges fidelidad y eres infiel, o si no amas sinceramente a tu pareja y reclamas amor de parte de ella, necesitas ayuda profesional. No des motivos, es mejor ser coherente.
  • Para vivir en pareja, el amor no basta: El realismo no se opone al amor: lo modula, lo aterriza, lo vuelve más humano y menos celestial. El sentimiento amoroso no garantiza por sí solo una buena convivencia de pareja, para eso se necesitan otras habilidades distintas al querer.
  • No practiques la victimización, ni la autocompasión: A veces, sin darnos cuenta, entramos pasivamente en una serie de juegos de presión y manipulación. El sujeto dominante puede utilizar varias estrategias para bloquear al otro y llevarlo a la autocompasión.
  • No importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan.
Sin comentarios

Publicar un comentario

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento del sitio. Para mejorar su experiencia de navegación, usamos cookies para recordar sus datos de inicio de sesión y brindarle un inicio seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerle contenido personalizado en función de sus intereses. Haga clic en “Aceptar " para aceptar las cookies e ir directamente al sitio o, haga clic “en este enlace" para obtener más información, ver la descripción detallada de los tipos de cookies y decidir si acepta ciertas cookies mientras navega en el sitio. ACEPTAR
Aviso de cookies