Pensamientos Negativos: 10 Formas de Acabar con Ellos - Más Vida Psicólogos Málaga
La felicidad es algo que todos buscamos y que a veces no sabemos donde encontrar. La comunicación en pareja, la actitud y los pensamientos positivos.
felicidad
40892
post-template-default,single,single-post,postid-40892,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
 

Pensamientos Negativos: 10 Formas de Acabar con Ellos

pensamientos negativos

Pensamientos Negativos: 10 Formas de Acabar con Ellos

Los pensamientos negativos, así como la frecuencia con la que llegan y su intensidad, constituyen un tema principal en el malestar de todos estos “valientes” (como nos gusta llamarlos en nuestro equipo) que llegan cada día a la consulta con ganas de mejorar y superar. El malestar que provocan llega a ser casi insoportable emocionalmente hablando. Como eliminar los pensamientos negativos así como transformarlos en pensamientos positivos es nuestra intención con este artículo.

Los seres humanos tienden a establecer metas y a realizar propósitos y, activamente, procuran conseguirlos. Las dos metas básicas de la mayoría de las personas son: Permanecer vivo y conseguir el mayor bienestar y el menor dolor posible.El objetivo fundamental de la terapia es ayudar a las personas a minimizar o eliminar aquellos trastornos emocionales que interfieren con sus metas básicas.


Conducta, pensamiento y emoción están fuertemente interrelacionados. El fracaso en conseguir las metas básicas se produce cuando el individuo presenta conductas inapropiadas, sentimientos inadecuados y creencias irracionales.


Las emociones adecuadadas, son todos aquello sentimientos positivos y negativos que va experimentando un individuo a lo largo de su vida que no interfieren con el establecimiento y consecución de metas. El amor, el placer, la curiosidad, la alegría, son algunos de los ejemplos de emociones positivas adecuadas. El dolor, la tristeza, la frustración, la incomodidad o el malestar, serían ejemplos de emociones negativas adecuadas.

Las emociones inadecuadas, por el contrario, son todos aquellos sentimientos positivos o negativos que interfieren seriamente con la consecución de las metas básicas de mantener la vida y conseguir la felicidad. Entre los sentimientos positivos inadecuados estarían la grandiosidad o prepotencia, entre los negativos los sentimientos de ira, depresión, ansiedad, desesperación, desesperanza, incapacidad o inutilidad. Pensamiento negativo.

Estos sentimientos se consideran inadecuados, fundamentalmente, porque incrementan la percepción subjetiva de malestar o frustración y suelen bloquear las acciones que facilitan el afrontamiento de las dificultades que surgen en todo proceso de consecución de metas.pensamientos negativos y las emociones

Las conductas también se dividen en: “apropiadas” e “inapropiadas”.

Las conductas inapropiadas serían todas aquellas acciones que impiden o dificultan la consecución de las metas básicas.

En cuanto a las creencias, las que permiten o favorecen la consecución de las metas, se denominan “creencias racionales”. Las que impiden o dificultan su consecución, serían “creencias irracionales”.

Se considera que son las creencias las que juegan un papel más destacado en la consecución de las metas básicas de las personas.

Las creencias racionales son definidas como pensamientos evaluativos con significación personal y de naturaleza preferencial (no absolutista). Se expresan fundamentalmente en forma de deseos y gustos. Las emociones positivas que acompañan a este tipo de creencias son sentimientos de placer, satisfacción. La autoestima tiene mucho que ver con esto.Las emociones negativas asociadas son malestar, frustración e insatisfacción.

Las creencias irracionales, por el contrario son, pensamientos evaluativos con significación personal de naturaleza absolutista. Se expresan en términos de obligación, necesidad imperiosa o exigencia. Como evitar los pensamientos negativos está relacionado con esto. Las emociones negativas asociadas son ansiedad, depresión, cólera, culpa, ira, etc. Que provocan una clara interferencia con el establecimiento y consecución de nuevas metas.

Una parte importante del sufrimiento humano es innecesario. Procede de falsas conclusiones que hacemos de los acontecimientos cotidianos. Son las interpretaciones, lo que nos decimos a nosotros mismos sobre nuestra experiencia, las que nos crean ansiedad, cólera o depresión.

Ejemplo:

1 – Hecho y suceso: Un superior lanza una reprimenda porque un empleado se ha equivocado en… y advierte que la próxima vez sea más cuidadoso.

2 – Auto-charla del empleado: “Este tío está enfermo… Puede abrirme expediente… Me quitarán del servicio… Desde luego, estoy como una cabra… Este tío es muy duro… Odia a las personas como yo”.

3 – Emociones: Ansiedad, tristeza, cólera.

El suceso considerado aisladamente no causa la emoción. Sólo cuando el empleado decide que está en peligro y que el jefe es un “duro” se generan las emociones negativas.

Pero ¿Cómo podemos acabar con nuestra basura emocional?

 

1. Pensamientos negativos o positivos , tú eliges.

Según Molina, «los pensamientos negativos generan una enorme cantidad de malestar, y su manifestación común es la ansiedad». Los positivos, en cambio, provocan todo lo contrario a nivel emocional. Así, con afirmaciones positivas, lograremos modificar el pensamiento a través del uso del lenguaje. Se trata, prosigue esta experta, «de que te creas lo que te dices, no solo que te quedes con las palabras: “me quiero”, “me valoro”, “soy capaz”… Hay que animarse a potenciar aquello que quieres atraer y tu pensamiento abrirá el camino emocional que te ayudará a alcanzarlo», asegura.

2. Si creo expectativas, acumulo frustraciones.pensamientos negativos y las frustraciones

Tendemos a fijarnos demasiado en lo que consideramos que nos hace falta, y esto nos dificulta poner atención en lo que somos, sentimos y pensamos en nuestro día a día. No podemos saber lo que v a pasar de aquí a cinco años, pero sí podemos gestionar adónde queremos llegar dando pequeños pasos desde el hoy. «La mejor manera de no excedernos en nuestras expectativas será establecer pocas y a corto plazo, al hacerlas alcanzables ganaremos confianza», asegura Molina.

3. La actitud determina el estado de ánimo.

¿Alguna vez has tenido la sensación de vivir un día pésimo desde que te levantas hasta que te acuestas? o, por el contrario, ¿no te ha pasado que de repente sientes que te comes el mundo y que todo lo que acontece a tu alrededor parece estar en sincronía contigo? «Lo que determina uno u otro es la actitud con la que nos enfrentamos a él», afirma esta psicóloga. «El mundo según lo vemos no es más que un reflejo de nuestro estado interior: cuanto más optimistas seamos a la hora de interpretar lo que nos pasa, mejor valoración haremos de nosotros mismos (autoestima) y mejor adaptación al medio tendremos. Por tanto, toda actitud positiva comienza por tener una autoestima saludable».

4. Voluntad sin acción es papel mojado.

Cuando nos sentimos decaídos, lo primero que perdemos es la voluntad. «Sabiendo que la voluntad es nuestra capacidad para decidir si realizar un determinado acto o no, ¿por qué escoger quedarse en la oscuridad pudiendo ver la luz?», se pregunta Molina. Para tener una buen a predisposición a la acción voluntaria ella aconseja ser receptivo, priorizar los pasos, visualizar positivamente aquello que queremos que suceda…

5. Salir de la zona de confort.

Definiendo zona de confort como todo aquello que nos rodea y con lo que nos sentimos cómodos. ¿Cómo salir de la zona de confort? Molina aconseja al respecto explorar nuevos horizontes y dejar que la vida nos sorprenda. «Perder el miedo a avanzar, a descubrir nuevos mundos y buscar oportunidades que nos aporten nueva sabiduría. Cuando decidimos explorar más allá de los límites que nos autoimpusimos empezamos a entrar en lo que se conoce como la “zona de aprendizaje”».

6. Quiero, puedo, me lo merezco.

«Tenemos que tener claro que lo que nos define no son las opiniones positivas que los demás puedan tener o las críticas a las que nos veamos expuestos, sino la valoración que hacemos de nosotros mismos. Es decir, de la autoestima», señala Molina.

7. Autoestima: camino al bienestar.

Para hacer que mejore, esta psicóloga recomienda que «nos aceptemos, tengamos confianza plena en lo que hacemos, nos cuidemos a nosotros mismos, seamos autosuficientes emocionales, aprendamos a poner límites, realicemos autocrítica constructiva, sepamos que somos los únicos responsables de lo que nos pasa, nos dediquemos un momento al día solo para nosotros, y apostemos por el sentido del humor, entre otras muchas cosas que podemos hacer».

8. Aceptación, pero no olvido.

No se olvida, se supera, dice Molina. «Superamos relaciones, miedos, malestares, frustaciones, pérdidas y heridas emocionales. Eso sí, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional y pensar constantemente en borrar nuestros recuerdos negativos no hará más que hacerlos más conscientes», afirma. Por eso para que un malestar se supere no podemos negar que exista, necesitamos admitirlo para cambiarlo», añade.

9. Críticas, ¿constructivas o destructivas?

Lo que diferenciará que una crítica sea catalogada de constructiva o destructiva será la intención con la que se dice, las palabras que se escogen y la manera de decirla.

10. La comunicación, por último, como base del equilibrio emocional.

Resulta imprescindible saber comunicarnos, entendernos y comprendernos los unos a los otros. Una buena o mala comunicación puede marcar la diferencia entre tener una vida feliz o tenerla llena de problemas.

Más Vida Psicólogos

-Málaga, Benalmádena, Fuengirola, Antequera-

Aurora López

Publicar un comentario

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento del sitio. Para mejorar su experiencia de navegación, usamos cookies para recordar sus datos de inicio de sesión y brindarle un inicio seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerle contenido personalizado en función de sus intereses. Haga clic en “Aceptar " para aceptar las cookies e ir directamente al sitio o, haga clic “en este enlace" para obtener más información, ver la descripción detallada de los tipos de cookies y decidir si acepta ciertas cookies mientras navega en el sitio. ACEPTAR
Aviso de cookies