Dejar ir para dejar llegar - Más Vida Psicólogos Málaga
El desapego es uno de los retos a los que las personas nos enfrentamos cada día.
desarrollo personal
41108
post-template-default,single,single-post,postid-41108,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
 

Dejar ir para dejar llegar

Dejar ir para dejar llegar

1. El desapego no es romper los vínculos emocionales, es reforzarlos con mayor equilibrio

Es posible que la palabra “desapego” confunda a muchos. “Despegarse” no sería en este contexto emocional la idea de alejarse de alguien y aún menos de “enfriar” nuestras relaciones. Practicar el desapego saludable es, en realidad, un principio que todos deberíamos aprender a practicar y, a su vez, fomentar en nuestros hijos.

Ten en cuenta estas dimensiones para entenderlo mejor.

  • El desapego nos dice que las personas debemos aprender a ser autónomas,seguras de nosotras mismas y con una adecuada madurez emocional.
  • Disponer de una buena autoestima es un pilar básico para desarrollar un apego saludable.
  • Las personas que practican el desapego no tienen miedo a la soledad, son capaces de hacer cosas por sí solas con plena seguridad en ellas mismas y sin tener que depender de segundas opiniones. Seguro que tú también conoces el caso de alguna mujer o algún hombre que no sabe estar sin pareja y tienen a su vez la idea errónea de que, para ser feliz, es necesario tener a alguien a su lado para “que los cuiden”. Es vital pues que aprendamos a ser felices siendo como somos, también en nuestra propia soledad.
  • El desapego nos permite romper esas cadenas que en ocasiones ponen otras personas sobre nosotros. Piensa en esas madres que se inmiscuyen tanto en la vida de sus hijos que no les permiten ser ellos mismos… ¿Qué puede ocurrir a largo plazo? Que ese niño odie a su madre. De ahí que sea mucho mejor fomentar un “desapego saludable” donde inspiremos confianza a nuestros hijos para que sean capaces de hacer cosas por sí mismos. Todo ello ofrece una felicidad mutua.

2. Tú eres responsable de tu vida

Personalidades-amor

Tú, y sólo tú, eres responsable de tu propia vida. No eches la culpa a los demás de lo que te ocurre, no digas aquello de “nunca podré ser feliz porque la persona que amo no me quiere”, “jamás podré cumplir mis sueños porque mi familia dice que no tengo capacidad suficiente”.

Este tipo de expresiones son los clásicos ejemplos del apego más tóxico y peligroso. ¿Por qué debe depender tu felicidad de segundas personas? No lo hagas, no lo permitas. Desde el momento en que tu propio bienestar depende de lo que otra persona haga, diga o deje de hacer, estarás haciéndote daño a ti misma.

¡Rompe las cadenas y hazte responsable de tu vida!

3. Eres una persona libre, pero favorece también la libertad de los demás

Ahora ya sabes que no es adecuado depender de otros para ser feliz, para ser tú misma y para conseguir tus propios objetivos en la vida. Sin embargo, es importante saber también que no debes poner bajo tus cadenas a otras personas. Recuerda siempre que debes contar con tu propia libertad, pero a la vez, respetar también la de los demás.

  • Amar a alguien no es controlar o dominar. Querer es confiar y, al mismo tiempo, en la confianza está implícita la libertad. Por ejemplo, si tú quieres a tu pareja no tienes por qué controlarlo a cada instante para saber qué está haciendo, tú sabes que te quiere y que, por tanto, no te va a traicionar. Tú confías y ofreces espacios personales a quienes amas.

4. Aprende a vivir en el presente

Bienestar emocional

En ocasiones, pasamos gran parte de nuestro día a día recordando esos errores del ayer, esos fracasos que nos marcaron, esas pérdidas, esos caminos que no nos atrevimos a tomar por indecisión... ¿Qué sentido tiene fijar toda nuestra atención en algo que ya no está, que ya no existe?

Nuestros apegos se anclan, sobre todo, en esos hechos del pasado que nos unen inevitablemente a algo que nos hace daño. Así pues, debes concienciarte en estar más presente, a valorar el “aquí y ahora”, porque es en este mismo momento cuando se abre tu auténtica oportunidad de ser feliz. No la pierdas, el pasado ya no existe y el mañana aún no ha ocurrido… ¡Vive al máximo tu presente!

5. Toma conciencia de que nada es eterno, que las pérdidas forman parte de la vida

Caminar-para-relajarse

En nuestra vida, en este mundo en que todos nos hallamos inscritos, nada es eterno. La vida fluye, se mueve, cambia a cada instante y son muy pocas las cosas que podemos retener.

No vamos a poder conservar la juventud eternamente, muchas amistades se hacen y se deshacen, el amor de hoy puede ser las lágrimas de mañana, nuestros ancianos nos dejan, los niños crecen…

Es importante que aprendamos a aceptar que las pérdidas van a hacer acto de presencia a lo largo de nuestra existencia, de ahí la importancia de desarrollar un apego saludable, aceptando que puedes perder eso que ahora amas, pero no por ello tu vida va a detenerse. Deberás seguir avanzando, con integridad, con toda la plenitud que puedas.

Toma conciencia de todos estos aspectos y ponlos en práctica siempre que puedas.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento del sitio. Para mejorar su experiencia de navegación, usamos cookies para recordar sus datos de inicio de sesión y brindarle un inicio seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerle contenido personalizado en función de sus intereses. Haga clic en “Aceptar " para aceptar las cookies e ir directamente al sitio o, haga clic “en este enlace" para obtener más información, ver la descripción detallada de los tipos de cookies y decidir si acepta ciertas cookies mientras navega en el sitio. ACEPTAR
Aviso de cookies