Cómo tener una relación de pareja sana
Más Vida Psicólogos. Te ofrecemos asistencia psicológica para adultos, infantil, pareja, adolescentes. +10 años de experiencia. Consultanos sin compromiso.
41361
post-template-default,single,single-post,postid-41361,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
 

Cómo tener una relación de pareja sana

Cómo tener una relación de pareja sana

Tener una relación de pareja sana y saludable es sencillo si ambos miembros de la pareja trabajan en ello, porque así lo deseen, y aparcan sus inseguridades y experiencias negativas anteriores, entre otras cosas.

Tanto las creencias irracionales y las carencias afectivas se plasman en nuestras relaciones de pareja, y aquí, cada uno trae su propia mochila de vida, actuando según su historia y aprendizaje.

Una de las claves para saber si tu relación de pareja va por buen camino, es preguntarte si ésta te suma o te resta, y si te está ayudando a desarrollarte como persona o te está limitando.

Aquí te mostramos algunas pinceladas para que puedas guiarte a la hora de iniciar, mantener o detectar  una relación de pareja saludable:

 

  1. La libertad:

El amor es libertad, por tanto hay que saber que la otra persona no es tuya ni de nadie, ambos sois libres de decidir mantener una relación, así como decidir en cualquier momento abandonarla.

Hay que aceptar que la otra persona tiene derecho a tomar sus propias decisiones y elegir lo que desea en su vida. Esto implica que cada uno de los miembros de la pareja debe tener su intimidad y su espacio, compartiendo pero no  necesitando, aceptando que de manera individual se desea y se elige estar en esa relación.

 

  1. Comunicación:

La comunicación es una de las partes más importantes que existe en cualquier relación, y sobre todo en una relación de pareja, ya que con él conseguimos negociar, ceder, exponer los puntos de conflicto y llegar a acuerdos.

Una comunicación de forma adecuada nos puede llevar a que una discusión sea constructiva y acerque más a ambos miembros en lugar de separarlos, favoreciendo la alianza y ayudando a mantener una relación satisfactoria.

Una comunicación inadecuada, nos lleva a crear conflictos en los que priman los reproches y acusaciones, no se llegan a acuerdos y se suele hacer daño, por eso es importante aprender a discutir de manera constructiva.

 

  1. Pensar en positivo:

Ya que cada miembro de la pareja ha vivido unas experiencias diferentes, por lo general, esto hace que las personalidades y las visiones del mundo sean diferentes.

Los  problemas pueden venir cuando por ejemplo para uno la visión del mundo es de un color y para el otro de otro color muy diferente, cuando esto ocurre hay puntos de vista diferentes en las visiones de vivir la vida, el futro, etc., en lugar  de discutir por querer llevar razón, hay que pensar en positivo y plantear soluciones intermedias en las que ambos puntos de vista ocupen un lugar.

 

  1. Compartir tiempo de calidad:

El tiempo que se invierte en estar juntos y compartir cosas tiene que ser agradable y satisfactorio para ambos, ya que en base a cómo sea este tiempo y según las actividades que se realicen, se puede caer en la rutina o evitarla,  por eso se deben visualizar planes y proyectos que aporten felicidad, risas, originalidad, etc., el factor sorpresa y la innovación o creatividad juegan un papel muy importante en este aspecto.

No es necesario pensar en cosas extravagantes o demasiado raras, basta con escapar del día a día, de la rutina de vez en cuando, con una cena sorpresa, una velada íntima en el propio dormitorio adornado de manera especial, una sorpresa especial por un cumpleaños, etc.

 

  1. Cuidar la relación:

Al inicio de toda relación, se suele mostrar lo mejor, pero con el paso del tiempo todo esto va disminuyendo, hasta en ocasiones llegan a desaparecer.

Detalles insignificantes del día a día como regalar una flor, decirle lo guapo que está hoy la otra persona, llevarlo a un sitio especial, etc., puede hacer que la relación se mantenga cuidada y pueda crecer como una planta a la que se riega y cuida.

 

  1. Respeto y confianza:

Si estos dos factores no están, respeto y confianza, no hay posibilidad de que una relación sea sana. Amar es respetar y confiar, y sin esto no puede haber amor.

El respeto hacia uno mismo y hacia la otra persona es fundamental para estar a gusto moralmente con una persona a la que elegimos para compartir nuestra vida, y la confianza en el otro es un pilar inamovible.

Publicar un comentario

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento del sitio. Para mejorar su experiencia de navegación, usamos cookies para recordar sus datos de inicio de sesión y brindarle un inicio seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerle contenido personalizado en función de sus intereses. Haga clic en “Aceptar " para aceptar las cookies e ir directamente al sitio o, haga clic “en este enlace" para obtener más información, ver la descripción detallada de los tipos de cookies y decidir si acepta ciertas cookies mientras navega en el sitio. ACEPTAR
Aviso de cookies