Más Vida Psicólogos Málaga, anorexia depresión ansiedad relaciones
Más Vida Psicólogos. Te ofrecemos asistencia psicológica para adultos, infantil, pareja, adolescentes. +10 años de experiencia. Consultanos sin compromiso.
psicólogos, psicólogos en málaga, psicólogos en benalmádena, psicólogos en antequera, psicólogos en fuengirola, psicólogos para parejas, psicólogos para niños, psicólogos infantiles, psicólogos para adolescentes
4
home,page-template-default,page,page-id-4,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

Más Vida Psicólogos Málaga

Experiencia. Atención inmediata. Confidencialidad. Eficacia. Te informamos sin compromiso.

Más Vida Psicólogos Málaga es un centro de psicología con consultas en Málaga Centro, Benalmádena, Fuengirola y Antequera, altamente cualificado y con amplia experiencia en cada una de las especialidades que tratamos con una atención personalizada, confidencial, eficaz y breve: psicología para adultos, terapias de pareja, psicología infantil y psicólogos para adolescentes. 

Llevamos a cabo una relación profesional y comprometida basada además en una atención inmediata, con total discreción y respetando el secreto profesional.

Nuestra meta en el Centro de Psicología Más Vida de Málaga es hacer una “Radiografía” del problema, con la cual, explicamos a la persona QUÉ está pasando, POR QUÉ se mantiene el problema y QUÉ tenemos que hacer para solucionarlo.

Esto nos guía a lo largo de todo el proceso terapéutico y ayuda a la persona a saber qué nuevos pensamientos, actitudes y comportamientos debemos incorporar a nuestro día a día que nos lleve a un mayor bienestar físico y mental.

El acudir a consulta psicología, en contra de lo que mucha gente a día de hoy sigue pensando, supone un espacio en el que la persona expone un problema o dificultad para resolverlo, sin que ello suponga la presencia ni el diagnóstico de ningún trastorno ni enfermedades mentales.


‘La locura no es ir al psicólogo, la locura es no hacer nada cuando se está mal’

¿En qué podemos ayudarte?

Psicólogos en Málaga y Benalmádena Adultos

ADULTO

Muchos de nosotros y en distintas etapas de nuestra vida podemos vernos expuestos a situaciones complicadas que tenemos que afrontar. Conoce aquí en este espacio en que podemos ayudarte a cambiarlas desde nuestro centro de Psicólogos Málaga.

logo pareja mas vida psicologos

TERAPIA DE PAREJA

Más Vida Psicólogos ofrece en este área especializa en pareja en la que se evalúa y se orienta sobre que tenemos que hacer y como lo vamos hacer para que la relación de pareja se convierta en lo que realmente buscamos.

logo Psicólogos en Málaga y Benalmádena infantil

INFANTIL

Son muchas las situaciones difíciles de manejar cuando se tiene un pequeño en casa en este espacio Mas Vida Psicólogos puede ofrecerte una serie de habilidades y técnicas necesarias en estos momento a padres e hijos.

logo Psicólogos en Málaga y Benalmádena adolescente

ADOLESCENTE

En esta etapa evolutiva se producen grandes cambios físicos y psicológicos en los adolescentes lo que conlleva diferentes problemáticas, muchas veces difíciles de abordar por parte de padres y educadores. Es éste el espacio que queremos ofrecer a padres y adolescentes en Más Vida Psicólogos de Málaga.

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos.
Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, se convertirán en tu destino.”

(Ghandi)

Desde el Centro Más Vida Psicólogos Málaga, colaboramos con…

CENTRO SANITARIO

Consejería de bienestar y salud

aepccco

 

Conocenos un poco más

 

Cuando hablamos en términos de salud, en concreto la mental, ansiedad – depresión son dos de los problemas que el psicólogo ve en consulta de manera más frecuente. En contra de lo que mucha gente pueda pensar, en nuestra consulta solo alrededor de un 15% de los pacientes que llegan a terapia son diagnosticados de:

  • Trastorno bipolar
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Esquizofrenia paranoide
  • Trastorno de la personalidad

 

Obviamente en un porcentaje alto estos problemas llegan al profesional psiquiatra ya que un paciente con síntomas bipolar, psicosis o muy obsesionado por una temática específica suelen sufrir síntomas intensos que le lleven al miedo y por lo tanto a buscar una solución a corto plazo como la farmacológica (ansiolíticos), siendo cierto que pasado este primer período buscan normalmente una psicoterapia o terapeuta, normalmente y siendo concretos terapia cognitivo conductual (aunque otras personas optan por terapia terapia gestalt, reiki o técnicas de relajación o relajación guiada).

Esto nos lleva a destacar la necesidad social de hacer ver a la población que las terapias científicas, reguladas como es la psicología clínica o sanitaria abarcan sobre todo problemáticas comunes como son ansiedad (ansiedad síntomas), depresión, estrés, toc (trastorno obsesivo compulsivo), ataques de ansiedad, anorexia (anorexia nerviosa), bulimia (trastornos alimenticios), fobia social, angustia y depresión mayor.

 

¿CÓMO TRATAMOS ESTOS PROBLEMAS EN CONSULTA?

Los datos de muchos estudios demuestran que la Terapia Cognitiva-Conductual es el método de intervención, combinado con otras técnicas específicas, más eficaz para tratar la mayoría de problemas que llegan a consulta y a continuación vamos a explicar por qué.

Este tipo de procedimiento terapéutico consiste en aprender una serie de estrategias para identificar, cuestionar y cambiar los pensamientos negativos. Modificando los pensamientos negativos automáticos, el estado de ánimo mejorará.

Muy probable que a lo largo de estos meses en que estás deprimido/a, algún amigo te haya aconsejado que cambies tu forma de pensar (“¡ No pienses así! Las cosas no son tan negativas como tú las ves”). Es un buen consejo, pero ¿cómo hacerlo?, ¿cómo conseguir dejar de pensar así?

Lo primero que tienes que saber es que no se puede dejar de pensar. Por mucho que te empeñes en NO PENSAR, los pensamientos aparecerán. Así que el objetivo no es NO PENSAR sino PENSAR DE OTRA MANERA.

La Terapia Cognitiva es muy simple.. Una vez localizado el pensamiento negativo que vamos a analizar, el siguiente paso es examinarlo, cuestionarlo, discutirlo, utilizando para ello una serie de preguntas a las que iremos respondiéndonos, para concluir finalmente si es un pensamiento adecuado o no. Si la conclusión es que el pensamiento es inadecuado, buscaremos un pensamiento alternativo que explique realistamente la situación. Tomar los pensamientos como hipótesis y, en vez de creérnoslos directamente, realizar experimentación con ellos (someterlos a las estratégicas preguntas), para concluir si son buenas explicaciones o no de la realidad.  Después buscaríamos hipótesis alternativas que sí pudieran verificarse.

  1. El pensamiento irracional no se basa en la evidencia. No hay datos que demuestren la veracidad de tales pensamientos. Normalmente se encuentran pruebas en contra de esos pensamientos.
  2. Los pensamientos irracionales provocan emociones de tristeza y desesperanza muy elevadas, que descontrolan a la persona, haciéndole sentir un gran nivel de sensaciones desagradables y le condenan a la inactividad.
  3. El pensamiento distorsionado es inútil. Boicotea todos tus objetivos. A corto plazo, te produce malestar e inactividad, a medio plazo, te impide llevarte bien con tu familia y amigos o hacer bien tu trabajo. A largo plazo, te provoca infelicidad.

 

Dentro de la Terapia Cognitiva, es  el proceso de cuestionar la validez de los pensamientos.

Una buena manera de empezar a hacer Discusión es tener una especia de guía, basada en las características prácticas definitorias de los pensamientos negativos automáticos, que usaremos para construir preguntas que cuestionen la validez de tales pensamientos. Esta guía se basa en cuatro criterios: – evidencia

– intensidad de la emoción

– utilidad

– expresión lingüística

 

Estrategias de discusión cognitiva para pensamientos irracionales

 

  1. Preguntas que cuestionan la EVIDENCIA de los pensamientos.

Si un pensamiento podemos demostrarlo con hecho palpables o empíricos, entonces, es cierto. Si no se apoya en hechos sólidos y verificables, es falso y deberíamos rechazarlo.

 

  • ¿Qué pruebas tengo de que mi pensamiento es cierto? ¿Son realmente pruebas?
  • ¿Qué pruebas tengo de que mi pensamiento es falso?
  • ¿Si no estuviese deprimido, pensaría lo mismo? ¿Si mi amigo estuviera en esta situación, pensaría lo mismo?
  • ¿Hay otras interpretaciones posibles de esta misma situación? ¿Qué probabilidad hay de que sean ciertas cada una de ellas? (Da porcentajes de cada una)
  • Cuando no me siento así, ¿pienso lo mismo sobre la situación?
  • Cuando me he sentido así en el pasado, ¿qué pensé para sentirme mejor?
  • Dentro de 5 años, si recuerdo esta situación, ¿la enfocaré cómo ahora?
  • ¿Estoy leyendo la mente de alguien? ¿Estoy adivinando el futuro?
  • ¿Estoy focalizando en detalles negativos y olvidado el resto? ¿Cuántos hay de unos y de los otros?
  • ¿Cuál fue mi contribución exacta (poner porcentaje) a este hecho negativo? ¿Qué otros factores contribuyeron a esta situación?

 

  1. Preguntas que cuestionan la INTENSIDAD de la emoción.

Si una emoción es demasiado intensa y nos lleva, o nos dan ganas de hacer cosas inadecuadas, significa que los pensamientos que han causado esa emoción son automáticos, negativos, inadecuados, falsos y por lo tanto inaceptables.

 

  • ¿Cómo me hace sentir pensar así?
  • ¿Cuál es el nivel de malestar?
  • ¿Qué sensaciones físicas noto?
  • ¿Cómo afecta esto a mi estado de ánimo?
  • ¿Qué es lo que me apetece hacer al pensar así?
  • ¿Mi reacción emocional es proporcional a la situación que la inicia? ¿Si mi amigo estuviera en esta situación, se sentiría tan mal como yo? ¿Cuál sería su respuesta emocional? ¿Por qué la mia es infinitamente más elevada?
  • ¿Qué dice de mis pensamientos el que me sienta así?

 

  1. Preguntas que cuestionan la UTILIDAD de los pensamientos.

Los pensamientos adecuados son útiles, nos sirven para conseguir nuestras metas a corto, a medio y a largo plazo.

 

  • ¿Para qué me sirve pensar de esta forma?
  • ¿Me beneficia o me perjudica?
  • ¿Qué pros y qué contras tiene para mí pensar así?
  • ¿Me ayuda a sentirme bien? ¿Me ayuda a actuar de la forma que deseo? ¿Me sirve para hacer bien mi trabajo, relacionarme adecuadamente con mi familia y amigos?
  • ¿Me sirve para conseguir mis objetivos en la vida? ¿Me sirve para ser feliz? ¿Me sirve para superar la depresión?
  • ¿Me sirve para algo?

 

  1. Preguntas que cuestionan la FORMA de expresar los pensamientos.

Los pensamientos inadecuados podemos detectarlos también porque utilizan un lenguaje extremista, dicotómico, catastrófico, horrorizante y rígido. Sin embargo, los pensamientos adecuados utilizan un lenguaje menos extremo, más moderado, más flexible…

 

  • ¿Qué términos estoy utilizando? ¿Cuál es su significado real?
  • ¿Qué errores lógicos de pensamiento estoy cometiendo? *

 

Pero… ¿Sabemos que errores de pensamiento tenemos las personas frecuentemente?

  Focalizar en lo negativo: La atención está centrada fundamentalmente en los aspectos negativos o inadecuados. Esto sucede en el día a día (de cualquier cosa que ocurra resaltarían los aspectos negativos) como de la información histórica almacenada en el cerebro, de la que sobresalen solamente escena y recuerdos negativos. Otro aspecto importante es la autodesvalorización. Se ven a sí mismos como personas din valor, inadecuadas o inferiores. Focalizan en la inhabilidades, pequeños defectos, y problemas que todos tenemos, aumentándolos y magnificándolos. Y olvidan o minimizan las habilidades, aciertos y valores.

 Personalizar: Con frecuencia, las personas deprimidas tienden a verse como responsables al 100% de acontecimientos en los que apenas han participado e, incluso, no han participado en absoluto. No se gradúa el grado de responsabilidad o participación en el desenlace de un evento. El resultado es que se auto condenan a ser culpables.

 Pensamiento todo – nada: Suelen categorizar las experiencias en términos extremistas y dramáticos. La forma de evaluar las situaciones y actuaciones no se mide a través de un continuo sino de manera bipolar: blanco-negro, bueno-malo, perfecto-desastre… Con este filtro mental, hay muy pocas probabilidades de juzgar positivamente la realidad. Favorece la focalización en lo negativo.

 Generalizar: El error consiste en sacar conclusiones generales a partir de un detalle específico y conectado a una situación concreta. Este tipo de generalizaciones se aplica al desempeño personal (“Soy un desastre”), a la actuación de los demás (“Nadie me quiere”), y a cómo discurre el mundo y el futuro (“El mundo es asqueroso” “Nunca mejoraré”).

 Sacar conclusiones sin datos: a partir de información muy sesgada e, incluso, de información claramente en contra, se llega a conclusiones. A veces da la impresión de que la gente deprimida tiene la capacidad de leer la mente de sus interlocutores o de adivinar el futuro, porque llegan a conclusiones que no se desprenden en absoluto de la realidad presente.

 Excesivo uso de expresiones debería/tengo que: Se exigen hacer cosas que actualmente no pueden hacer debido a su condición de deprimida, (“Debería ir a trabajar Esto también funciona referido al mundo (“¿Por qué a mi? No debería haberme ocurrido”) y a la actuación de los demás” (“No hay derecho. Él no debería haber actuado así).

 

  • ¿Estoy siendo extremista en mi valoración?
  • ¿Realmente TODO lo hago mal, NADIE me quiere, NUNCA superaré la depresión o SIEMPRE me equivoco?
  • ¿Me estoy exigiendo niveles excesivamente perfeccionistas? ¿Por qué debería hacerlo perfecto? ¿Cómo cometer un error invalida el resto de mis aciertos? ¿Cómo cometer un error me quita el valor cómo persona? ¿Si otra persona cometiera el mismo error, también le descalificaría? ¿Estoy aplicando baremos diferentes para mí y para los demás?.
  • ¿Me estoy culpando por resultados de situaciones en las que he participado mínimamente?
  • ¿Realmente no puedo soportarlo, no puedo vivir así o simplemente lo estoy pasando muy mal? ¿Recuerdas otras circusnstancias en el pasado en que pensaste lo mismo y, sin embargo, acabaste superándolo?

 

(Estas son algunas de las preguntas que se pueden utilizar para hacer la discusión, lo ideal es elaborar las que resulten más adecuadas y eficaces para ti. No es necesario utilizar todas las preguntas, ni los cuatro ejes de razonamiento)

 

Estirar los pensamientos.

Muchas veces, sobre todo al principio, los pensamientos que habrás registrado serán sólo una parte de los que realmente tuviste. Más exactamente, suelen ser la capa más superficial de lo que realmente pensaste. Esto suele ocurrir porque el proceso de captura de los pensamientos es difícil en sí, y porque llegar al centro de tales pensamientos es un poco doloroso. En algunos casos, estirar será innecesario porque directamente conseguirás atrapar todos los pensamientos.

Estirar consiste en rememorar todo lo que pensaste. Una buena estrategia es leer el registro de la situación seleccionada y ver si existe una conexión causal directa entre como te sentiste y los pensamientos anotados. Estará más claro si te preguntas: “¿cualquier persona que pensara estos pensamientos se hubiera sentido tan mal como yo me sentí? Si la respuesta es NO, si la relación causa-efecto no es directa, es que faltan pensamientos. Utiliza alguna de estas preguntas para hallar los pensamientos que subyacen:

  • ¿cómo juzgué la situación?
  • ¿cómo me juzgué a mí mismo?
  • ¿qué significó para mí esto?
  • ¿qué es lo que tiene de malo lo que ocurrió?
  • ¿qué conclusiones saco de mí, del mundo, de los demás o del futuro?
  • ¿qué “deberías” me estoy imponiendo?

 

La Discusión Cognitiva es un procedimiento complejo, difícil y extraño, sobre todo al principio. Hasta ahora has aceptado lo que pensabas sin ningún tipo de duda, sin cuestionarte su veracidad. El objetivo es cambiar unos hábitos de pensamiento totalmente instalados. La única forma de hacerlo es practicar, practicar y practicar.

La perseverancia y la repetición son fundamentales. El hecho de que te demuestres a ti mismo que el pensamiento que estás discutiendo es falso no quiere decir que mágicamente dejes de pensarlo. Comprobarás que, una y cien veces, volverá a aparecer en tu mente el mismo pensamiento que el día anterior rebatiste incluso hasta reducir su credibilidad a cero. Recuerda que son hábitos. Sin embargo, es el primer paso, necesario, para cambiarlos. Debes insistir una y otra vez, para conseguir crear un nuevo hábito.

La locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes‘.

 

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento del sitio. Para mejorar su experiencia de navegación, usamos cookies para recordar sus datos de inicio de sesión y brindarle un inicio seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerle contenido personalizado en función de sus intereses. Haga clic en “Aceptar " para aceptar las cookies e ir directamente al sitio o, haga clic “en este enlace" para obtener más información, ver la descripción detallada de los tipos de cookies y decidir si acepta ciertas cookies mientras navega en el sitio. ACEPTAR